LVIII

¿Quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?
Pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.

¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
Pues amémonos hoy mucho y mañana
digámonos ¡adiós!

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Este recuadro es para verificar si ud. es un ser humano o un robot, así como para prevenir el spam
CAPTCHA imagen
Copie los caracteres (respetando mayúsculas y minúsculas) de la imagen.